Por increíble que pueda parecer no existe un consenso en el mundo de las redes para establecer una clasificación clara de uno de los dispositivos de red más importantes que existen. Por el contrario, cada fabricante establece una clasificación más o menos acorde a su gama de productos, en algunos casos más sujeta a intereses comerciales que a unos criterios técnicos claros.

Anuncios